Los Sofistas y la sofistería

Los sofistas historia filosofía griega

Quiénes eran los sofistas

La palabra sofista que da sentido a los sofistas, tiene su origen del griego sophía (σοφία), «sabiduría» y sophós (σοφός), «sabio». Por lo que significa en resumen sabio, pero al mismo tiempo tiene un significado diferente, significando también manipulador, debido a que el sofista es una persona que usa sofismas diferentes o argumentos falsos aparentemente verdaderos. Por esta razón, el término se ha convertido ahora en un término contradictorio y despectivo. De hecho, cuando hablamos de «sabios», nos referimos a pensadores puramente intelectuales que jugaron un papel importante en la Antigua Grecia principalmente en el siglo V a.C .

   

Esta mala fama se debió en gran parte a la interpretación que hizo Platón de ellos en varias de sus obras. Originalmente, la palabra «sophistés» era sinónimo de hombre sabio, por lo que Heródoto la usó para referirse a Solón y Pitágoras, o tradicionalmente al sabio griego. La acusación de Platón es debido a que cobraban la enseñanza, y al hecho de que son relativistas, y sus teorías llevaban continuamente al escepticismo.

 

El relativismo de los sofistas

Los sofistas defendían que no había una verdad absoluta como tal, sino que la misma dependía de interpretaciones. El conocimiento era algo relativo para ellos, y por lo tanto, solo se puede tener opiniones y no verdades.

 

Atenas, donde vivieron los sofistas

La mayoría de ellos procedían directamente de colonos griegos, pero vivían en Atenas, una ciudad donde el entorno filosófico y cultural es muy adecuado para crear nuevas ideas. Sus propuestas y filosofías chocaban con las ideas de la Metrópolis, de Sócrates y de Platón en todo momento.

Los principales sofistas más importantes y famosos a mencionar son: Protágoras de Abdera, Hipias de Elis, Pródico de Ceos y Gorgias de Leontini

.

 

Los sofistas y la falta de interés por el arjé

Los filósofos presocrácticos anteriores a los sofistas priorizaron el estudio de la naturaleza, es decir, el estudio del principio último de la realidad, el «arjé». Aunque los sofistas son en realidad contemporáneos de los pluralistas, cambiarán su enfoque hacia el estudio de las personas y la sociedad y todo lo relacionado con ellos, es decir, ya no había tanto interés por el estudio del origen de las cosas, del arjé.

 

Los sofistas como educadores

También se les conocía como educadores y divulgadores, donde enseñaban cómo ser sabio, para que los jóvenes atenienses y los que se acercasen a escucharles tuviesen ciertos conocimientos para participar en los asuntos de la polis, debido a la agitada situación del momento. Grandes maestros de la retórica, tenían muy buenas habilidades para manipular mediante el discurso, lo que también les confirió una mala reputación.

 

Características de los sofistas

Aunque sus doctrinas comparten características comunes, ya que no tuvieron una escuela propia como tal, podemos enfatizar los siguientes puntos :

  1. El interés por los seres humanos y la sociedad está relacionado con el creciente  del pensamiento sobre la civilización y los fenómenos culturales
  2. Mantener el estatus de relatividad en términos de la posibilidad del conocimiento y la forma de organización social y política humana
  3. Una diferenciación entre la ley social y la ley natural, (entre el nómos y la physis) que se considera producto de los seres humanos, ha llevado a la investigación y teorización de la oposición entre la convención y la naturaleza
  4. Interés por la retórica y por la erística en una sociedad democrática. En esta sociedad, el dominio del lenguaje y el discurso significaba el éxito y la consideración de sus miembros. Esto los convertirá en los primeros educadores de la sociedad ateniense. Maestros expertos en arte, académicos y conscientes de sus dificultades y recursos
  5. La finalidad era más práctica que teórica de sus enseñanzas, es decir: enseñar el arte de la vida y de liderar.

 

Los sofistas y Sócrates

La oposición fundamental entre Sócrates y los sofistas se establece entre el poder (filosofía sofista) y la verdad (filosofía socrática). Sócrates emplea a diferencia de los sofistas otro sistema de comunicación, diálogo, el cuál es abierto, mientras que los sofistas emplean el discurso cerrado.

Sócrates y los sofistas han llegado a un consenso en muchas cosas: están interesados ​​en los humanos y ​​en el lenguaje como expresión de la realidad. Su trabajo en cuanto a lo humano se dirige directamente a la ley ( el nomos). También son diferentes en que Sócrates defendió la ignorancia consciente ( Saber que no se sabe) y oponerse al falso conocimiento , es decir, a la ignorancia inconsciente, un saber vanidoso representante típico de la sofistería. Para Sócrates la función de un filósofo no es enseñar nada, sino exponer (en cualquier caso), ayudar a entender que cualquiera puede descubrir lo que ya existe en su corazón.

 

 

Los sofistas más importantes

La sofistería no tenía una única escuela en particular, pero sí se puede concluir que sus ideas tenían algo en común: un abandono de la religión, una interpretación racional de los fenómenos naturales, de la ética y un relativismo social. El grupo más importante de sofistas (sofistas de la «vieja escuela») está del lado de la democracia esclavista. En general, su concepto de la naturaleza es materialista. Los representantes de este grupo -Protagoras, Hipias, Pródico y Antifonte, quienes fueron las primeras fuentes de conocimiento enciclopédico de la antigüedad clásica. Dieron importancia a la investigaron de todos los problemas del conocimiento.

Otros como Gorgias eran escépticos sobre la existencia y el conocimiento del ser. Otros filósofos eran mas aristócratas como Critias y Hipodamo que tendían a ser idealistas filosóficos.

 

Protágoras

Protágoras el hombre es la medida de todas las cosas
Protágoras el hombre es la medida de todas las cosas

El principio fundamental de Protágoras se refiere a la posición de los seres humanos frente al mundo que los rodea. Para él, las personas son la medida de todo. Suele expresarse como «el hombre como medida de todas las cosas», por lo que su postura era a favor del relativismo y de una forma de normas por convención, costumbres y creencias de la persona. Para Protágoras, las frases publicadas tienen diferentes interpretaciones porque es difícil determinar el significado individual o colectivo. Utiliza tres expresiones básicas: persona, medida y cosa. La interpretación en el sentido personal muestra que el hombre es una existencia concreta.

Hay dos métodos diferentes de interpretación en el sentido colectivo, uno es expresar para cada grupo social humano y el otro es considerar desde una perspectiva general. Criticó duramente todas las supersticiones y rituales religiosos que existían en ese momento, pero siempre mantuvo una posición agnóstica y escéptica, no necesariamente atea.

 

Gorgias

Gorgias es el responsable de definir su arte como una especie de arte del habla, y siempre ha afirmado que está dispuesto a dar a la gente la mayor cantidad posible de esta formación artística. Su filosofía se basa en el relativismo y el escepticismo, y cree que la verdad de todos puede convencernos de todo lo que nos rodea.

retórica sofistas
La retórica es el arte de la persuasión

La retórica es el arte de la persuasión y el sofista es el maestro de la intuición. También creo que no existe nada. Insistió en que no hay creencias y valores reales. Niega por completo la existencia de cosas permanentes y confía en la veracidad para declarar falsas otras opiniones.

 

Hipias

Creía firmemente en la diferencia entre la physis y el nomos, defendiendo la primera como esencial, lo que le llevó a la idea de la unidad humana. En esencia, los seres humanos somos iguales pero las costumbres sociales serán diferentes debido a la raza, la riqueza y el nacimiento.

 

Pródico

Estaba particularmente interesado por los problemas relacionados con el lenguaje e insiste en usar términos precisos y distinguir palabras que obviamente son sinónimos.

Propuso una extraña doctrina sobre el origen de los dioses, que creía que era solo el producto de la admiración que la humanidad sentía por esos elementos u objetos particularmente útiles (como el sol o el río). Por lo tanto, se unió a otros pensadores de la época que buscaban una explicación razonable para la creencia en dioses basada en la naturaleza humana.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest

Quieres estar al tanto de las actualizaciones de la biblioteca?

Suscríbete para no perderte ni un solo libro!